Wednesday, August 17, 2005

red fantasmal

gracias a todos por sus comentarios en ¨la noche de todos los muertos´, ahora sigue el siguiente cuento con juan pablo http://jptapia.blogspot.com que le pone la nota poetica a esta red con un hermosisimo relato, no se lo pierdan!! y saludos a todos quizas se publique otro cuento en este blog, yo por mi parte creo que me despido a no ser que en alguna noche de soledad escriba algunas palabras.

besos a todos, y gracias por este espacio que me cedieron.
angelica.

Monday, August 08, 2005

Image Hosted by ImageShack.us

LA NOCHE DE TODOS LOS MUERTOS

El ´96 me sucedió algo curioso, inmensamente gratificante pero a la vez bastante extraño. Casi por arte de magia llegó a mi sin buscarlo un ticket de viaje a mis manos, una invitación hecha por una persona a la cual no veía desde hace 8 años, me la topé un día por esas buenas casualidades de la vida, aunque muchos dicen que las casualidades no existen.
Tomándonos un café me dice que tiene en su poder 5 pasajes a EEUU, específicamente a NY y que son sólo 4 los viajeros y para no perder el 5to me lo obsequiaba con gusto….., no iba a aceptar ya que lo encontré un tanto comprometedor, pero una amiga me impulsó diciendome que las oportunidades hay que aprovecharlas.
Es por esto que me embarqué rumbo al Norte, siendo que en esa época no tenía afinidad alguna con los gringos, pero al arribar me cambió la perspectiva cautivandome con esa heterogenea y envolvente ciudad.
Me salté todo tipo de turismo barato, no me llamo la atención visitar ningún ícono americano…que bostezo!!!, preferí recorrer sus calles y maravillarme con su variedad.

La única fiesta a la que asistí, la cual está bastante arraigada en el conciente colectivo, fue a ¨la noche de todos los muertos¨, más conocida por HALLOWEEN.
El día estaba hermoso, llegamos a la hora del crepúsculo para ver pasar los carros alegóricos, los cuales no eran tan sensacionales como igmaginé.
Había mucha gente, padres e hijos, respirándose en el aire el tan afamado ¨sueño americano¨.
Pasando ya el último carro, cambió el panorama abruptamente, llevandose consigo todas las caras felices. Me perdí de mis amigos entre medio de tanta gente desconocida.

La noche estaba helada, las calles oscuras y repletas de disfraces realmente mounstruosos, los cuales no había visto en el desfile.

Me fui internando en callejones amenazantes, sentía cada vez más fuerte un peligro inminente (o en mi mente).
Me vi inmersa en un submundo vertiginoso, me sentí flotando en una atmósfera inquietante y fantasmagórica, rodeada de personajes enigmáticos, viendo incluso a veces el mal encarnado.

No podía dejar de pensar que una persona extrañamente enferma podría pasar desapercibida entre medio de todas esas caras, porque realmente no alcansaba a distinguir a gente normal, sólo veía entes deambulando….

…Recordé instantaneamente una de las películas que marco mi infancia del terror, precisamente HALLOWEEN 1978, de John Carpenter, donde un perturbado niño de 6 años (Michael Myers) acuchilla sin piedad a su hermana y luego de pasar 15 años interno en una clínica psiquiátrica se escapa volviendo a su pueblo a matar, justo en la noche de todos los muertos.

Después de tantos años, aun siento ese escalofrío en mi cuerpo que me invadió esa noche por el simple hecho de pensar que puedes ir caminando por la calle, entre medio de desconocidos, sin saber que a tu lado va un psicópata…., comencé a tener una sensación de claustrofobia.

De pronto se me acerca un tipo, no necesariamente con un disfraz reconocible, pasando casi desapercibido entre medio de tantos individuos, llevaba una pálida mascara de difunto, los ojos desorbitados, me apartaba a una esquina un tanto solitaria, me empieza hablar entrecortado, con un idioma que no reconocía, cada vez había menos gente, se acercaba, podía oler su aliento y ese extraño hedor a azufre, no llegó a tocarme, sólo empecé a transpirar helado, no podía respirar bien, me faltaba el aire, mis latidos se aceleraban rápidamente y antes de que me invadiera el HORROR divisé por fin a mi gente. Él me susurró algo en el oido que obviamente no pude descifrar, pero sentí en ese mismo momento que me entraba un aire tan helado hacia el tímpano que llegó a petrificarme, vuelco la cabeza y veo que los mios se acercan cada vez más, giro nuevamente y el ente ya no estaba, quede sin poder explicarme como pudo atravezar el muro de la esquina donde nos encontrabamos.

Thursday, April 07, 2005

DESPUES DE LAS FIESTAS: JULIO CORTAZAR, 1914-1984

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.